[#5] Lorena paolillo, aka Luciernaga Luri… cuantos mas colores en la paleta mejor!

Continuando con las Carlas de café, quiero traer también algunas que hice para la revista Unoen12, que han significado mucho para mí, en esta ocasión una muy querida amiga…

[Charla publicada en la revista Unoen12, otra manera de ver el mundo – Agosto 2017]

Amiga, compañera de miniaturas, alumna y clienta, que más puedo decir. Encontrarme con Luri, como normalmente le decimos y conocemos en las redes, es para mí un tremendo placer. Simplemente porque irradia alegría incluso en sus días grises. Hablamos de todo, café en mano antes durante y después del micrófono, con el deleite de escuchar a esta gran señorita que poco a poco se anima a realizar cada vez más cosas hermosas. Desde Villa del Parque, en un departamento que refleja sin tapujos su yo interior, para el mundo, sin escalas.

Entramos en ambiente, en un departamento que habla mucho de quién nos recibe y convida con unas enormes tazas de café (como las que suelo tomar) y muffins hechos en casa, dicho sea de paso más que deliciosos. Ya sentados a la mesa de su living-comedor, empezamos esta charla con algunos ladridos de Homero su fiel caniche, queda la duda si es por mi voz o porque está feliz por Luri.

Diego – La idea de esta charla es que te conozcan un poco más, aquellos que ya te conocen y los que no, que tengan la oportunidad. En pocas palabras que nos cuentes un poco de vos, de cómo entraste en el mundo de las miniaturas y que hacés, es decir coleccionás, creas o ambas…

LL: Okey, mi nombre es Lorena, pero me conocen todos por Luciérnaga Luri, que es mi apodo en Facebook. Por empezar desde chiquita, con mi hermana menor – tengo dos hermanos uno mayor y una menor -, jugábamos a armar nuestras casitas, pero como no teníamos recursos para comprar y tampoco estaban de moda las casitas de muñecas en Argentina en los 80, las hacíamos cajas y con papel.

Diego – O sea que tus inicios fueron casa de papel y cartón…

LL: Tal cual, y poníamos nuestros “Pin y Pon”, olvídate que supiéramos de escalas (risas). Siempre me gustó y tenía mucha imaginación, de hecho, fue un pasatiempo de mi infancia muy importante.  Y mucho tiempo después, en el año 2011, buscando libros con un amigo en las librerías de la Av. Corrientes – el pasatiempo de mirar libros y comprar -, me encuentro una revista española de casas de muñecas en la que se ve que, en algún momento en el país, se vendió y te permitía coleccionar piezas en escala.

Diego – ¿Te acordas cómo se llamaba la revista?

LL: La tengo todavía, esperá que la busco…

Deigo – AH SI! La colección de Planeta de Agostini que te permitia armar una casa y traía los muebles!

LL: Exactamente. Imaginate que yo en ese momento no pensaba que existieran estas cosas…

Diego – (Risas) Alucinaste!

LL: Ni hablar! Me morí! Pensá que lo más lejos que había llegado era ver en alguna película, en la escena alguna casita de muñecas…  es que siempre  en todos los cuartos de los ex adolescentes que te muestran en las películas, cuando van a la casa de los padres en sus cuartos hay una casita de muñecas. Es algo muy arraigado que nosotros no tenemos.

Así que me puse a buscar, obviamente primero todos los fascículos de la revista esta que te mostré, aunque no vinieran con los mueblecitos, quería los fascículos para mirar… después en mercado libre descubrí a alguien que vendía scaneos de archivos de casas muñecas de distintos países del mundo, los cuales obvio compré y estaba horas y horas con planos y fotos y el paso a paso de cosas para hacer. Y bueno, empece a buscar lo que se hacía acá y fue entonces que llegue a Reina Mab y me compro una tienda para armar – aconsejada por ellos, siendo principiante empezar por algo más simple y en todo caso luego al conocer un poco más te comprás algo mayor. Aparte, está bueno porque viste esto del entusiasmo del momento y después te queda la caja ahí guardada sin armar. No fue mi caso (Risas)

Ahí, nació mi primer Patisserie, obviamente con esta búsqueda loca de quién más hace lo que me gusta a mi, dí con Ernesto y Florencia de Punto Sur y estuve yendo un año y medio casi dos, todos los sábados a aprender cosas. Fueron como mis maestros forjadores.

Diego – Digamos que fue como una locura total de golpe por querer saber absolutamente todo.

LL: Si, si, totalmente.

Diego – Locura inconsciente por las miniaturas.

LL: Si, tal cual, porque era esa parte de mi infancia que yo amaba, que después con el tiempo había perdido y uno no encuentra excusas y hasta entonces yo no tenía sobrinas mujeres y yo no tenía hijas y no tenía como canalizar …  Y esta era la excusa perfecta, como jugar mientras armo y decoro.

Y así fue, con Ernesto y Florencia aprendí un montón de cosas, a trabajar fimo, armar mis propios mueblecitos. Más me gustaba comprarlos porque soy un poco desastre para hacerlos (Risas).

Diego – Bueno, pero siempre pasa, cuando armamos cosas en miniatura. Me pasa a mi cuando miro mis piezas terminadas, les veo tantas cosas para retocar…

LL: Vos no podes decir eso! Vos sos perfeccionista!

Diego – No, más allá de que sea perfeccionista o no, siempre les encuentro algo más para hacer y entonces tenés ese momento en que decís, “Basta, se acabó, no lo toco más” (risas)

LL: Si obvio, siempre le vas a encontrar algo más para mejorar, pero sí, uno tiene que saber parar… y bueno, después con el tiempo cuando ellos hicieron la primera expo – yo siempre tenía la fantasía de tener ratoncitos…

Diego – Y ahí caigo yo… (risas)

LL: Tal cual! Y Ernesto cuando estábamos armando la primera exposición, montando las tablas, me dice: “Vos, hoy vas a conocer a la persona que te va hacer todos los ratones para tus escenas”… “Que?!” le digo yo, “hay alguien acá que los hace?” Y ahí nomás me presento a Diego de mínimum miniaturas, o sea vos! (Risas)

Y bueno, ahí ya tenía todo!

Diego – Te cerró el círculo digamos…

LL: Tal cual, porque no me gustan las escenas si no hay personajes y no me gustan los humanos en escala, no sé tengo como algo… no me atraen.

Diego – Yo creo que, en tu caso, con el estilo de persona que sos; va con vos que no sean personas las que habiten tus escenas. O sea, el que no sea un ser humano, sino un ratón o cualquier otro personaje. Lo tuyo va más por la fantasía.

LL: Que te puedo decir de las miniaturas… puntualmente, me han rescatado muchas veces de momentos tristes a lo largo de estos años. El disponerse para hacer un hobby hace que pienses en cosas lindas mientras lo estás haciendo.

Diego – Maldecir cuando le pifias y te cortas… (Risas)

LL: Tal cual, auto mutilarte todo el tiempo, tengo una cicatriz de la casa de la playa, de cortarme con el cutter. (Risas) Pero la verdad es que te elige este mundo, es el momento de mi vida que disfruto mucho. Conectarme con eso, con mi infancia, con las cosas que me gustan. A través de la escala pude concretar tener cosas materiales de otra escala. Es decir, una casa de Campo, una casa de playa, un bar…

Diego – Cosas de la vida real que mirás la chequera y sabes que no te alcanza (Risas)

LL: Tal cual! No las podría tener, entonces las plasmo en las miniaturas y  y me siento super feliz. Y además, conocí gente maravillosa con el hobby. Tenemos un grupo hermoso.

Diego – Vos, recién lo definiste como hobby, yo hace tiempo que me vengo preguntando por cosas que he visto en línea y he entrevistado a muchas personas no solo de acá, de afuera también y en algunos casos pasa que la miniatura en escala está como muy en el filo entre el hobby y el arte. ¿Vos cómo lo ves?

LL: Yo admiro un montón de artesanos que hacen arte con las miniaturas. Yo, misma, no puedo decir que hago arte cuando hago alguna miniatura.

Diego – Bueno, pero en el fondo sos una artesana…

LL: Si, pero considero que me falta un largo camino para aprender, para  perfeccionarme. Si hay gente que te puedo decir que es maravillosa, que si vos mirás lo que hacen con una revista enrollada como si fuera un larga vista, no sabes  si es real o una miniatura.

Diego – Si te pasa, a mí me pasa con varios de los entrevistados que vos ves las fotos y si no fueran porque hay una moneda o aparecen los dedos, pensas que es de verdad. Y ahí es donde te sale: “NO PUEDE SER!” (Risas) porque está sobre el filo entre el hobby y el arte, en realidad te diría que se cae del lado del arte. Porque nosotros nos movemos en una escala, donde todo es cuestión de percepción. Y a veces esas piezas superan la percepción.

LL: Es el detalle, que va más allá de lo bonito. Porque hay cosas que estéticamente no son bonitas, hay artistas que trabajan, con demasiada realidad y te muestran lo peor y logran plasmarlo.

Diego – Yo creo que va por cada uno, es decir, uno plasma lo que vive. Por ejemplo las cosas que has hecho últimamente son muy Chic. Digamos la palabra sería como muy rosa.

LL: Muy Shabby Chic.

Diego – Eso, no me salía la palabra! Y tenés como decías recién gente que ve desde otra perspectiva el mundo que lo rodea y te muestra la realidad misma en escala. Una calle del Bronx o…

LL: Claro, y también tenés los que buscan lo más clásico y te hacen una casa de estilo… es mágico el hobby.

Diego – Cuando te pones a planificar algo para hacer ¿por dónde empezás?

LL: Eemm! Ojalá fuera tan ordenada. A qué voy con esto, fui comprando cierta cantidad de cosas que me orientarían a realizar esto, porque si tengo los mueblecitos, los accesorios, etc… pero no, tiene que ver más con la vibra del momento. Últimamente, como ya tengo mi casa de muñecas me gustan hacer tienditas, porque creo que es divertido ponerle cosas adentro y porque le da otra onda. ¿Por dónde empiezo?

Me gusta ver mucho Pinterest por ejemplo y me gusta mucho buscar imágenes en google, ver qué hay y me gusta mucho ver las tiendas no solo en miniatura, si no las reales. Ver negocios dentro del estilo que a mí me gusta. Mucho de Paris y Londres, los clásicos que tienen como madera y otros materiales de ese estilo.  Y eso es como mi punto de partida ahora. Si me gusta, por ejemplo, la vidriera y la entrada o fachada de otra casa los bajo y después en el Photoshop lo armo para darme una idea de cómo lo voy hacer.

Y después, una vez que decido el exterior, voy pensando en el interior. Entonces, la búsqueda pasa a los negocios en miniatura y de la vida real para ver que le puedo poner. Ese sería como mi orden en un proyecto.

Diego – Después a trabajar y armar la estructura.

LL: Y si, aparte la ansiedad, porque yo creo que trabajar te lleva a tener mas creatividad, siempre me pasó. Yo me considero una persona creativa, pero si no hago me quedo estancada y cuando estoy haciendo se me despierta esa creatividad  y empiezan a salir ideas y agregarle cosas y a lo mejor el proyecto parece no terminar más y lo tengo que cortar porque no tengo más espacio donde poner cosas (Risas) o porque no tengo más plata para poner le cosas ¿me entendés?

Diego – El conejo que sacamos de la galera, a la galera de nuevo porque no hay presupuesto.

LL: Tal cual, tal cual! (Risas) Y asi es más o menos mi proceso de creación, entre comillas, de las cosas que hago o me gustaría hacer.

Diego – ¿Qué materiales te gusta más usar?

LL: Me encantaría poder usar un montón de materiales que se que existen pero acá no hay.

Diego – ¿Y de los que tenés ahora?

LL: Ahora, estoy mucho con el cartón, yo sé que no es bueno, porque ya medio mundo me lo dijo, pero yo le hago todo un tema de vigas y eso para que no se venza. Porque me resulta fácil de cortar y me resulta fácil de calar en algunos lugares donde tiene que ser redondo.

Me gusta el Fimo, me encanta el Fimo, me parece fácil y después cualquier cosa que se pueda adaptar de la vida real a la miniatura también la uso.

Diego – ¿Y cómo te ves de acá al futuro?

LL: Haciendo miniaturas a full! Mirá, hay una cosa que yo no sabía que existía que es de Mouse Mansion, obvio no te digo que voy hacer algo como eso pero hubo dos  cosas que me quemaron la cabeza. Primero la película de Jim Carey, “La cena de los tontos”, esa maqueta maravillosa que tiene el tipo. Obvio, no te estoy diciendo de tener ratones disecados, pero si los ratones de mínimum y armarme una especie de villa así, con lugares y paisajes… muero por eso. Como una mezcla de mouse mansión, pero no en ese sentido vertical y siendo una maqueta como… quienes vieron Gilmore Girls, se acuerdan del pueblo… algo así. Tendría que tener un lugar donde ya no me mude más.

Diego – O tener un galpón comprado para poner todo eso (Risas)

LL: Exactamente!!! Y en el medio un trencito.

Diego – Bueno, acá tenés un lindo lugar acá en tu lavadero.

LL: Si, pero montar algo ahí y después tener que mudarme, es como mucho. Pero bueno, mientras tanto voy haciendo pensando en eso, todo en la misma escala. Tener mi propia villa de ratoncitos.

Diego – Bueno, en cierta forma ya la estás armando al hacer las tiendas.

LL: Si, por eso.

Diego – En cierta forma lo estás logrando, porque se puede ir armando en módulos y ensamblarlo como querés después.

LL: Exacto, esa es mi idea. Es mi fantasía, no sé si la voy a completar, pero calculo que sí.

Diego – ¿Cuánto tiempo te lleva armar una miniatura?

LL: Bueno para la navidad pasada arme la tienda de miniaturas navideña en veinte días. Estaba hiper copada, me iba a dormir a las cuatro de la mañana y me levantaba a las siete. Era una densa, pero la quería tener lista para el 24 de diciembre.

Esta que estoy haciendo ahora, la empecé en febrero y tiene dos plantas y un entrepiso. Pero además todos los productos que le hago llevan su buen tiempo. Y La casa de la playa, que la fuimos haciendo en el taller con mínimum, pero también era clase por clase y yo que me llevaba cosas para hacer en casa.

Diego – Si me acuerdo, la tarea… (risas) ¿Te acordás la primera miniatura que hiciste?

LL: La patisserie! Ah pero vos deíis…

DIego – La primera cosa que hiciste en miniatura.

LL: Ah sí, unas medialunas horrendas! (Risas) Eran para la patisserie, las medialunas y una especie de tortita. Un taller que dio Ernesto Baldini de pastelería francesa, era un sábado, fue la primera vez que lo conocí. Hicimos diferentes piezas y me acuerdo de las medialunas porque fue muy gracioso y también hice un pan, que nunca supe por qué,  pero me quedó rosa.

Diego – ¿Qué miniatura no volverías a repetir?

LL: Un sillón, nunca me salió.

Diego – ¿Nunca te salió bien?

LL: No, para mí fue difícil, aún teniendo el maestro al lado que me enseñaba, lo corté mal porque se me cantó cortarlo mal y no hubo caso. (Risas) Todavía necesito un juego de living así que el que lo tenga que me lo venda (Risas)

Diego – Si, es jorobado empezar a trabajar en cosas que te das cuenta que no son para vos y lo seguís intentando y cada vez te salen peor…

LL: Si tal cual! No, no, ahí ya tenía una guerra perdida antes de empezar (Risas)

Diego – Estaba pensando que empezaste desde muy chica a realizar cosas, pero que en el fondo es lo mismo que estás haciendo ahora, como que no perdiste esa percepción que tenías de chica. Cambiaste básicamente de material nada más, en esencia seguiste con el mismo espíritu.

LL: Sí, en vez de Pin y Pon tengo ratoncitos (Risas).

Diego – Y ahora todo a escala.

LL: Tal cual, ahora está todo bien medido y calculado. En la misma perspectiva.

Diego – ¿Cómo ves vos la miniatura hoy en Argentina?

LL: Para mi está despertando, cada vez hay  más gente que hace, que le gusta y que colecciona. Hay mucha gente  que hace muy lindas cosas. Como que nos vamos conectando entre todos, tal vez hay más gente que no está del todo conectada, pero que está ahí latente. Simplemente hay que encontrarla. Me imagino que el mundo del ferro modelismo o del aeromodelismo, empezaron así. Sueño con que haya casas especializadas donde uno pueda ir y comprar cosas para hacer  miniaturas. Sueño con que haya materiales que acá no tenemos o que haya alguien que se dedique al hobby y que los importe y los venda.

Diego – Es una de las grandes carencias que tenemos hoy en día, la falta de negocios especializados que te permitan acceder a una cantidad de insumos específicos.

LL: Si eso te limita un montón.

Diego – El poder tener un lugar donde entres y encuentres lo que necesites y no que tengas que pensar como sustituirlo. Porque cursos hay, de eso no hay carencia. Podes bajar material por internet.

LL: Si obvio, you tube está lleno de tutoriales.

Diego – Digo, la carencia de tener más de un lugar a donde comprar. Porque no es lo mismo ir a una maderera a comprar, donde por lo general, te encontrás con cosas pensadas para las muñecas Barbie.

LL: Y no están a escala, además, en lo personal me parecen hasta grotescas.

Diego – Me quitaste la palabra de la boca…

LL: En realidad, nunca pude usar ninguna de esas piezas pre cortadas para las casas de muñecas. No me sirve nada de eso.

Diego – A menos que las diseñes vos y las mandes a cortar.

LL: No, ni ahí, no tengo talento ni el conocimiento para diseñarlo yo. Y además no sabría cómo indicar lo que quiero. Pero si, es un sueño que tengo poder lograr que haya más negocios especializados en el tema. Que se difunda, que la gente se vaya sumando.

Diego – He notado que sos fan de Star Wars ¿Cómo empezaste con eso?

LL: Mirá, mi hermano mayor amaba las películas, y un día, las proyectaron en la escuela… no teníamos nostros video en casa ni nada. Yo ya las conocía porque mi hermano hablaba todo el tiempo. Es más, cuando se estrenó la última (antes de Disney), fue con mi mamá al cine en Navidad, así que era todo como un evento, imagínate. Y a mi me dio curiosidad que era lo que tanto le gustaba a mi hermano mayor y me quede en la escuela para verlas y me morí, quede atrapada por la saga. Y a partir de ahí, todas queríamos ser Leia (Risas)

Diego – Y ahora la pregunta… ¿harías algo en miniatura?

LL: tengo un ratón Dart Vader de mínimum. Peor no se si haría algo en mininatura, es muy difícil recrear un universo así. No sé, es una buena pregunta. Porque en el fondo no  encaja con mi proyecto.

Diego – Sí, tal cual, la pregunta venía porque es como un poco disonante, el que tengas ese mundo tan idílico con ratones y que te guste la ficción de Star Wars, como que no encaja con lo que te representa a vos como persona.

LL: No, a veces no necesariamente todo tiene que encajar. Yo tengo como  múltiples personalidades que van asomando (Risas) Hay cosas que me gustan que no encajan con ninguna otra. Pero esta bueno eso, cuantos más colores en la paleta, mejor.

Diego – Muchas gracias por esta entretenida charla, la verdad la pase muy bien.

LL: Gracias a vos, me encantó ser parte de la revista.

[Spanish] Si me preguntan el porque de mi blog… pues hace rato que yo me pregunto lo mismo…. [English] If I'm asked about why my blog…. I'm asking myself the same since a while ago.

BRASHdiseño

interiores | producto

art-U-ready?

No todo lo que brilla es arte... bueh, puede ser.

https://comfyfat.com/

[Spanish] Si me preguntan el porque de mi blog... pues hace rato que yo me pregunto lo mismo.... [English] If I'm asked about why my blog.... I'm asking myself the same since a while ago.

Aviones a Escala

De modelistas, para modelistas.

El Historial del Diseño

Por Carolina Costas

Acmusic7's Blog

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Como hacemos nuestros Belenes

Explicaciones Paso a Paso

Create art every day

Ideas and inspiration for creating art with passion!

Sketch Away: Travels with my sketchbook

Just another WordPress.com site

Liz Steel

[Spanish] Si me preguntan el porque de mi blog... pues hace rato que yo me pregunto lo mismo.... [English] If I'm asked about why my blog.... I'm asking myself the same since a while ago.

Jacob Russell's Magic Names

Excursions into the Material Imagination/ Art by Willard

au.GrahamBrecker

Graham Brecker - in Australia

Sarah Hassan

geographic information systems and database specialist

HeideBlog

Random observations and unsolicited advice

a fresh drawing everyday

sketching everyday since 2010

Lux ex Tenebris - Light from The Darkness

Every morn and every night Some are born to sweet delight. Some are born to sweet delight, Some are born to endless night.

El blog de Artesanía Latina

Para modelistas de todo el mundo

After the Final Curtain

"People buy tickets to theatres, not movies." -- Marcus Loew

The Daily Think

Laura Quick's book The Quick Guide To Parenting is available to order on Amazon. A perfect gift for parents.

BY's Art

Doodling and Drawing Life

Pixel & Pilcrow

Designing delightful reading experiences, both innovative and traditional.

Publication Design

A blog about design

A %d blogueros les gusta esto: